Archivo de la etiqueta: memoria

Far, far away

Viernes, sábado, domingo. Tres días de recuerdos inesperados que juntos tejen una manta tibia que aún le envuelve y abriga. Cuando habla de esos años -algo que ya casi no hace- es como si narrara un cuento ajeno, una ficción … Seguir leyendo

Publicado en Ejercicios | Etiquetado , , | 1 Comentario

La memoria de la lluvia: overnight

Él subió al bus apenas ocho kilómetros después, mas se le instaló en la memoria en un nicho imbatible: en esas 11 horas se las arregló para disparar sonrisas, poner luz sobre recuerdos unilaterales, sincerar verdades, encender rubores, robarle un … Seguir leyendo

Publicado en Ejercicios | Etiquetado , , | Deja un comentario

Ayer

Lo primero que sintió ayer fue el alivio de que, aunque menos que antes, siguieron hablando cuando a la abuela se le desató el olvido y sólo dejaron de hacerlo cuando inventar cuentos para aprovecharse ya no fue gracioso. “Nunca me llamas”, le espetaba … Seguir leyendo

Publicado en Personal | Etiquetado | Deja un comentario

El fin de la memoria: la otra abuela

No era mi abuela, excepto por esa vez del choque y el TEC abierto que me granjeó un viaje gratis en ambulancia. Volví a casa con indicación de descanso, pero era creencia popular que dormir tras un trauma craneano podía conducir a un desenlace … Seguir leyendo

Publicado en Ejercicios, Personal | Etiquetado , , | Deja un comentario

El fin de la memoria: Kiss

Dibujaba a Kiss mejor que nadie y lo hacía donde le llegara la inspiración. Sus cuadernos estaban plagados de Demons, Starchilds, Catmans y Spacemans y la lengua de Simmons se enroscaba, diabólica, entre apuntes, cálculos y ensayos a medias. No se perdía al Pirincho en … Seguir leyendo

Publicado en Ejercicios, Personal | Etiquetado , , | Deja un comentario

El fin de la memoria: la tierna

A la menor -la hermosa- se la llevó el cáncer tras una fiesta improvisada en la que floreció equívocamente desafiando su agonía. Al mayor -el alegre-, los pulmones se le cerraron sin interrumpirle la sonrisa, rodeado de la habitual profusión de hijos, nietos y bisnietos igualmente coloridos. … Seguir leyendo

Publicado en Ejercicios, Personal | Etiquetado , , | Deja un comentario

El fin de la memoria: la mujer dormida

Los hermanos cargaban bolsones de cuero abrillantado que eran nuestra envidia. Para llegar a la escuela debían rodear un potrero en el que a veces pastaba una vaca. Sin embargo, si los padres no estaban a la vista la hermana mayor tomaba … Seguir leyendo

Publicado en Ejercicios, Personal | Etiquetado , , | Deja un comentario