El cristal con que se mira, de Darío Oses (fragmento)

«Siento que voy dejando de ser Ladislao y no puedo volver a ser el que fui, antes de que la mujer de la casa colonial me recogiera de la calle para convertirme en Ladislao. Todavía conservo algunos recuerdos borrosos. Tal vez yo estudiaba alguna carrera inútil, me sentía destinado al fracaso desde que matriculé en la universidad, y sabía que sacar el título sólo sería la formalización de ese fracaso. Por eso me dediqué a tomar sin medida en los boliches y en algún momento acepté el juego de suplantar a Ladislao.

En medio de la bruma que gotea a veces creo reconocer a otros que han sido Ladislao y que ahora vagan como sombras, sin fuerza ni memoria. Yo también voy a convertirme en una sombra, en un espectro tan tenue que la mujer de la casa colonial no me verá cuando pase frente a la vidriera. Antes de eso tal vez alcance a ver al bruto de regreso a la calle. Porque inevitablemente va a llegar el momento en que al explorar el último patio, él encontrará el paso hacia las profundidades mayores de la casa, hacia el cementerio en ruinas donde yacen los patriarcas terribles que no consiguen descansar en paz, y entonces el bruto va a estar dispuesto a abdicar de su condición de Ladislao, como un día lo hice yo…»

(2012 – cl. Textos de frontera)

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Debilidades y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s