Un hombre ridículo, de Fiódor Dostoyevski (fragmento)

“…Sí, entonces fue cuando tuve aquel sueño, mi sueño del 3 de noviembre.

…Su conocimiento era más profundo y más elevado que nuestra ciencia, porque nuestra ciencia trabaja para explicar lo que es la vida, se esfuerza en conocerla para enseñar a vivir a los demás. Ellos, para saber cómo deben vivir, no tenían ninguna necesidad de ciencia: eso lo comprendía sin poder alcanzar su conocimiento. Se dirigían a los árboles y no podía comprender por qué los miraban con tanto amor hablándoles como si se hubiesen dirigido a hombres semejantes a ellos. Porque no creo equivocarme, podeis estar seguros, al decir que les hablaban. Sí, habían descubierto su idioma y estoy cierto de que ellos los entendían. Tal era su modo de comprender la Naturaleza.

Vivían en paz con los animales, sin hacerles daño alguno, los acariciaban, habiéndolos domestidado por el amor…”

 

(1877)

Anuncios

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Debilidades y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s