Ahora me acuesto, de Ernest Hemingway (fragmento)

“Aquella noche nos tendimos en el suelo de la habitación y escuchamos comer a los gusanos de seda. Los gusanos de seda comían hojas de morera y toda la noche los oímos comer y el susurro que hacían entre las hojas. Yo no quería dormir porque había vivido demasiado tiempo con el convencimiento de que si alguna vez cerraba los ojos en la oscuridad y me dejaba ir, mi alma abandonaría el cuerpo. Llevaba así mucho tiempo, desde que una noche me habían hecho volar por los aires y sentí que abandonaba mi cuerpo y me iba y luego volvía. Intentaba no pensar nunca en ello, pero había empezado a ocurrirme desde entonces, por las noches, justo en el momento en que me iba a dormir, y solo con gran esfuerzo podía frenarlo. De manera que aunque ahora estoy bastante seguro de que realmente no se habría ido, lo cierto es que aquel verno no estaba para experimentos.”

 

(1938)

Anuncios

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Debilidades y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s