El proceso, de Franz Kafka (fragmento)

“Entonces K. se sintió liberado de toda vergüenza. Era necesario redactar la demanda. Si durante su trabajo en el banco carecía de tiempo -lo que era casi seguro-, la escribiría en su casa por la noche. Si el tiempo tampoco le alcanzaba ahí, solicitaría un permiso en la oficina. Era imprescindible poner manos a la obra, pues el peor sistema en los negocios y en todo lo demás era dejar las cosas a media. Bien es verdad que la demanda implicaba un trabajo casi infinito. Sin que fuera muy aventurado, se podía decir que sería imposible darla por terminada alguna vez. No por abulia o por cálculos -estos argumentos sólo podría hacerlos el señor Huld-, sino porque K. no tenía idea de qué era acusado, y debería pasar revista minuciosa a toda su vida, explicarla y debatirla en todos sus aspectos.”

 

(1925, edición póstuma)

Anuncios

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Debilidades y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s