El muro

Sale al patio y la luz blanca del mediodía le obliga a entrecerrar los ojos. A través de las pestañas examina las panderetas que delimitan el jardín y las imagina con púas de fierro o trozos de vidrio, como se usaba en su infancia. El calor abrasador le impide decidir qué hacer para prevenir el ingreso de intrusos.

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Ejercicios y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s