El escritor y sus fantasmas, de Ernesto Sabato (fragmento)

“El existencialismo y el marxismo parten del hombre concreto (el único que realmente existe), lo que es tanto como decir que parten de la subjetividad. Esta concepción da, por otra parte, la real dignidad al hombre, pues es la única que no lo considera como un objeto. Por el contrario, los meros materialistas consideran al hombre como un resultado, el resultado de un conjunto de determinaciones, como si fuera un átomo o un proyectil, antes regidos por la sola y ciega casualidad. Pero la subjetividad no es rigurosa y definitivamente individual, ya que en el cogito el hombre no sólo se descubre a sí mismo sino a los otros hombres. Contrariamente al pensamiento cartesiano y kantiano, tanto para el existencialismo como para el marxismo, el hombre se capta a sí mismo en el Otro; el descubrimiento de la intimidad de uno es el descubrimiento de la otra intimidad, del que convive con uno, sufre y habla con uno, comulga con uno a través del lenguaje, de los gestos, del odio o del amor, del arte o del sentimiento religioso. Esta intersubjetividad, esta trama entre los sujetos que constituye la existencia humana, se realiza a cada instante mediante esa praxis que es la realidad del hombre y su historia. No hay, pues, tal abismo entre el sujeto y el objeto.”

 

(1963)

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Debilidades y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s