Decoración de la lluvia, de Luis Omar Cáceres

Revoloteos de hojas muertas. Primavera

que estalla entre los surcos de una honda fatiga;

largas trenzas de agua colgando de la lluvia,

que cae, y se hace trizas.

El agua!… ¿A quién busca el agua, numerosa?

Aprieta su contorsión nubes adentro;

en tanto, cual heraldos de la vida,

van los pasos de la lluvia -, cantando,

despiertos en el sueño.

¿Y cómo recoger su movimiento,

solitario pensativo, solitario pensativo?

-Contempla cómo aviva su sopor la lluvia pálida,

y cómo, cual si acallase el dolor del rumbo fijo,

asciende en gorjeos de luz el polvo del camino!

Lumbre de altas vigilias, girasol de espejos invariables,

descorriendo el velo de sus profundas calcomanías,

ahuyenta el obscuro volumen de los árboles,

sin hallar dónde inclinarse, sin encontrar su mañana.

Revoloteos de hojas muertas. Primavera

que estalla entre los surcos de una honda fatiga,

humos de lentitud, claridades en calma,

y, en mi alma?

una onda de ardientes campanadas!

 

(Defensa del ídolo, 1934)

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Debilidades y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s