Tercera fila

El lugar está lleno y sólo encuentra asiento en las últimas filas. La masa que le rodea es un bulto aéreo ininteligible que pasa por sus oídos como olas en alguna playa de moda. Se aísla en su rincón de arena abriendo un libro, fijando los ojos en la tinta oscura, cantando en silencio en su cabeza, cruzando las piernas en un loto imaginario. Pensándole sentado allá adelante, flanqueado por extraños, listo para recibir sin ella la música que está por nacer en el escenario.

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Ejercicios y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s