Roble pellín

El tronco marchito del roble se instala en la habitación y deja caer hojas secas y ramas muertas sobre los muebles. Lo arrancas de raíz y lo olvidas apenas terminas de lanzar sus restos a la calle. Te esfuerzas por evocar el lugar sereno y amoroso que creaba el hualle, pero ya no existe. Te sientas frente a una ventana a ver cómo pasa la tarde.

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Ejercicios y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s