Cantata contra la prohibición, de Jorge Teillier (fragmento)

“Juan Sebastián Bach, según Ana Magdalena, su segunda esposa, era amante del buen café, la buena cerveza y el buen tabaco (y en general de la buena vida, diremos, recordando que tuvo veintiséis hijos). El insigne músico sagrado no era ningún puritano.

Según su esposa y biógrafa, sólo estaba desocupado cuando disfrutaba viendo zarpar las volutas de humo de su pequeña pipa. Pero incluso esa distracción le significaba otro motivo de trabajo, y así escribió para su mujer una melodía en Sol menor para soprano, que ella ejecutaba al clavicordio:

          Cada vez que lleno mi pipa de buen Knaster,

          para mi goce y para pasar el tiempo,

          surge ante mí una imagen melancólica

          que me dice que soy tal como ella…

Sin embargo, nuestro grande y buen Juan Sebastián también tenía sus prejuicios. “La melodía conviene mejor a tu voz que el tabaco a tu boca”, decíale a su esposa. Y remachaba su afirmación agregando algo que sería rechazado airadamente por la mayoría de las esposas fumadoras de nuestro país: “Nunca se te ocurra fumar porque jamás podría volver a besarte”.

 

(Confieso que he bebido y otras crónicas del buen comer, compilación de Pedro Pablo Guerrero – 2011)

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Debilidades y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s