El viejo y el mar, de Ernest Hemingway (fragmento)

–Pez –dijo–, yo te quiero y te respeto muchísimo. Pero acabaré con tu vida
antes de que termine este día.
“Ojalá”, pensó.
Un pajarito vino volando haciael bote, procedente del norte. Era una especie de
curruca que volaba muy bajo sobre el agua. El viejo se dio cuenta de que estaba
muy cansado.
El pájaro llegó hasta la popa del bote y descanso allí. Luego voló en torno a la
cabeza del viejo y fue a posarse en el sedal, donde estaba más cómodo.
–¿Qué edad tienes? –preguntó el viejo al pájaro–. ¿Es este tu primer viaje?
El pájaro lo miro al oírlo hablar. Estaba demasiado cansado siquiera para
examinar el sedal y se balanceó asiéndose fuertemente a él con sus delicadas
patas.
–Estás firme –le dijo el viejo–. Demasiado firme. Después de una noche sin
viento no debieras estar tan cansado. ¿A qué vienen los pájaros?

 

(1952 – leído aquí)

Anuncios

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Debilidades y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s