El abrazo

Desde mi pieza escucho que alguien se detiene frente a la entrada. Abandono mi cama y camino hasta la puerta. Abro y allí estoy. Me miro a los ojos, que me observan con ternura. Sin más trámite avanzo hacia mí misma y me abrazo. Cálidamente, limpiamente. Luego alzo la mirada, me doy un último vistazo y me beso. Con los ojos apenas abiertos camino de vuelta a mi cama. Me deposito con gentileza sobre la colcha y me quito la ropa justo a tiempo para no acusar el frío de esa madrugada húmeda. Hago el amor y me duermo.

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Ejercicios y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s