La voz

Te falta el aire, apenas logras respirar bajo esa montaña de ropa que han lanzado sobre tu cabeza. Estás a punto de abandonar la lucha y entregarte al peso asfixiante que te cubre, cuando algo remueve las prendas y a la vista queda el infante que yace sobre tu cuello buscando calor e impidiendo que el aire pase por tu garganta.

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Ejercicios y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s