La ira

Sabes por qué el bosque instaló la verja de ramas secas y entiendes la migración de la loica, tan a contrapelo a la costumbre de su especie. Lo que no comprendes del todo es el cierre de las rutas colectivas por las que transitan los cardúmenes ovinos y, definitivamente, la partida de ese primer amor que te abrió los ojos a lo natural.

Anuncios

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Ejercicios y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s