La lluvia

Las palabras que llegan desde el sur se sobreponen a la lluvia que resuena en tu habitación y delicadamente te depositan en medio del sueño. Son sonidos inventados que evocan el borboteo del líquido fetal, el roce tibio del abrazo, el carraspeo entre las sábanas. Te encoges, te extiendes. Abarcas todo el espacio posible en esa vastedad, mas tu cuerpo no alcanza.  La lluvia cruza de nuevo la noche y te inunda.

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Ejercicios y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s