Soñé que llovía

Soñé que llovía. Miraba la lluvia a través de la ventana azul, con una panza gigante que me impedía tocar el vidrio húmedo. Estaba oscuro y me sabía sola. Sola e inconclusa, como la casa que habitaba y esa maternidad a medias. El hijo no era mío, el hijo no era suyo. Él lo ignoraba, como ignoraba a esta casa levantada a medias, con los fierros al aire y las lámparas sin energía, y como me ignoraba a mí con esta panza enorme que crecía alimentada por mi incertidumbre. Soñé que llovía, pero no. Cuando desperté no se caía el cielo a pedazos ni la noche era azul ni la panza me agobiaba sin dejarme respirar. La decisión había nacido y entraba luz por la ventana.

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Personal y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s