El fin de la memoria: Radiante

La abuela tenía hijas adoptivas en todas partes y todas sabían que podían contar con ella. Dos semanas después de que la hija menor de su ahijada mayor apareció anunciando su boda, la abuela le había armado un ajuar radiante con ropa europea de segunda mano reacondicionada en su taller y un mantel largo con servilletas en juego construido a partir de retazos. Emocionada, la novia no articuló ni una palabra que yo pudiera entender.

Anuncios

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Ejercicios y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s