El fin de la memoria: La casa sola

La abuela se mostraba reticente a abandonar su casa y rara vez se nos unía en los picnics masivos de los domingo. Pero cuando lo hacía, aparecía con su mejor tenida y su chal a cuadros, para sentarse muy erguida sobre el césped a ver jugar a los nietos. Su temor máximo era que ladrones aprovecharan su ausencia para robarle.  La boxer de ojos pepones y el bullicioso quiltro enano negro no ofrecían garantías de seguridad.

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Ejercicios y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s