El fin de la memoria: Blanco

El arroz de la abuela era siempre blanco y pegoteado, con una hoja de laurel como único aderezo. Así es el mío en la intimidad de lo cotidiano, cuando no hay afuerinos en mi mesa esperando degustar los arroces basmati, integral, tailandés o arborio de la cocina televisiva.

Anuncios

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Ejercicios y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s