El fin de la memoria: Costura plana

Las sábanas de la abuela no eran más que sacos de harina abiertos y unidos por una costura plana. No importaba cuántas noches pasaran, el algodón áspero permanecía intacto y se sentía a través del moletón de los pijamas caseros.  El efecto exfoliante de ese contacto aún suaviza mis bordes imperfectos.

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Ejercicios y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s