Entre el nicho y la cesárea, de Nilo ya sin Schwenke

He bajado sollozando

hasta los negros subterráneos donde el hombre amarró

todos los sueños de su hermano

pero pude reparar

mi cabellera deshojada

por la lluvia y por el viento

por la bestia que nos sigue

al lugar del nacimiento.

He subido uno a uno

los peldaños del olvido

y ahora estoy con la cabeza acurrucada en un ombligo,

en tu cuerpo soy apenas como un sello en una carta

que jamás será enviada

a ningún destinatario de este mundo conocido.

Preguntando dolorido

entre el nicho y la cesárea

me sostengo con la risa

que me traje del abismo,

si me ayudas yo podría

hacer un sol con esta luna,

luna negra que circula

en torno de mi cabeza

que no sabe lo que piensa…

por las verdades sufridas

en la pobres alamedas

de un país sin avenidas.

Entre el nicho y la cesárea

me sostiene a mí

la risa.

Anuncios

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Debilidades, Personal y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s