Jonás y sus broders

Los cinco niñitos rodearon el poste de espaldas y cerraron los ojos.  Parecían una misma persona en distintas edades bajando una escalera, todos pelopincho y todos flacos.  Un par de metros al frente, una muchacha no mucho mayor caminaba en círculos hasta depositar al centro una caja de cartón forrada en rosa, con un título popero escrito en letras escarchadas: Jonás y sus broders.  Cuando el espacio libre comenzó a cerrarse, la mujercita aplaudió dos veces.  Entonces, siempre sin abrir los ojos, los muchachos comenzaron a llenar el aire caliente con notas perfectas de la más bella sinfonía de Mahler.

Anuncios

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Ejercicios y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s