A beneficio

– «Estoy vendiendo números beneficiosos para mi curso», dijo el muchacho en cuanto abrí la puerta.  «Es para financiar el paseo de fin de año», añadió mostrando un pequeño talonario casi completo enrollado en su mano.

Llevaba horas tropezando entre las tareas del fin de semana y el texto que debía haber entregado ayer y mi mente estaba a kilómetros de allí cuando giré la manilla.  Mi cabeza se las arregló, sin embargo, para volver a esas primeras cuatro palabras como un perro a un silbido.

Mientras cerraba y buscaba dónde meter el rollo de boletos numerados, decidí que el resto de la tarde sería beneficiosa para mí.

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Ejercicios y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s