Sin voz, de Alejandra Costamagna (fragmento)

Las piernas ya no me sostienen, que peso tan intolerable. Si encontrara una
tijera podría acabar con esta gordura inútil. Crece a cada minuto y de a poco se
apropia de mis sentidos. Ahora me tiene sin respiración. Es una brutalidad
seguir guardando esta carne. Me duele. Debo agacharme y gatear para continuar la
búsqueda. No doy un paso sin que la panza me estorbe. El viejo de la lámpara
vuelve a aparecer detrás de un farol. Juega conmigo el viejo de mierda: aparece
y desaparece riéndose. Deme una tijera, le pido. Me parece distinguir un metal
brillando entre sus manos, pero es solo una ilusión. Sáqueme este bulto, por
favor. Entrégueselo a ella, le ruego. ¿A quién?, pregunta antes de soplar
nuevamente su lámpara. A ella, insistió. A mi madre, señor. La oscuridad se lo
lleva definitivamente y vuelvo a estar sola, sola con mi cuerpo deforme.

 

(de Malas noches, 2000)

Anuncios

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Debilidades y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s