Parcial nublado

Desabrocha

el cielo

su chaleco de nubes

y abre al sol

el pecho lampiño,

el aire entra en mi boca

como ladrón de besos.

Anuncios

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Ejercicios y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Parcial nublado

  1. Everything has its limit , including sorrow.
    A windowpane stalls a stare. Nor does a grill abandon
    a leaf. One may rattle the keys, gurgle down a swallow.
    Loneliness cubes a man at random.
    A camel sniffs at the rail with a resentful nostril;
    a perspective cuts emptiness deep and even.
    And what is space anyway if not the
    body’s absence at every given
    point? That’s why Urania’s older than sister Clio!
    In daylight or with the soot-rich lantern,
    you see the globe’s pate free of any bio,
    you see she hides nothing, unlike the latter.
    There they are, blueberry-laden forests,
    rivers where the folk with bare hands catch sturgeon
    or the towns in whose soggy phone books
    you are starring no longer; farther eastward surge on
    brown mountain ranges; wild mares carousing
    in tall sedge; the cheekbones get yellower
    as they turn numerous. And still farther east, steam
    dreadnoughts or cruisers,
    and the expanse grows blue like lace underwear.

    To Urania, 1985

    Es lo que yo me digo.

  2. moi aussi dijo:

    “No es que me esté volviendo loco, es el verano que me agota.
    Buscas en el cajón una camisa, y el día entero echado por la borda.
    Que llegue cuanto antes el invierno y cubra todo con su manto:
    ciudades, hombres, pero primero el verde de las hojas.
    Me echaré a dormir sin desnudarme, o leeré si quiero
    un libro ajeno, y entretanto los retales del año,
    como un perro que ha huido de su ciego,
    atraviesan la calle por el paso indicado. La libertad es
    no recordar entero el nombre del tirano,
    y que sea la saliva más dulce que el almibar,
    y, aunque estrujen tu cerebro cual cuerno de carnero,
    no mane nada ya del ojo azul”.

    Joseph Brodsky. Poema XV. “No vendrá el diluvio tras nosotros”

  3. Muchas gracias, manueldavid.

  4. manueldavid dijo:

    ¡Qué chulo! y ya se sabe, lo bueno si breve, dos veces bueno …

    Saludos :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s