El primer día de la oposición, de Patricio Mery (fragmento)

El periodista y hasta ayer columnista de la sección El Díscolo, del diario La Nación Domingo, publica para El Periodista su opinión sobre el nuevo Chile gobernado por la derecha, y que fue censurada por la nueva dirección del diario. Mery advierte que, tal cómo se hacía en la época de Pinochet, las nuevas autoridades utilizarán la censura como una forma de control social. “Ayer terminó el ciclo político más exitoso de nuestra historia republicana, mientras muere la Concertación comienza el gobierno de la “concentración”, de riquezas, privilegios, exclusión y oportunidades”, escribe.

 

El primer día de la Oposición

El 11 de septiembre de 1973 cambió la vida de Chile. Ese día la derecha chilena logró, después de varios intentos, derrocar al gobierno democrático de Salvador Allende. Miles fueron asesinados y desaparecidos, otros ejecutados y los más, tuvieron que sobrevivir a una brutal dictadura dirigida por militares, manipulada por civiles y digitada por EEUU.

Hoy es el primer día de un nuevo gobierno de derecha, más legítimo y democrático que el último. Pero no menos conservador, liberalista, excluyente, clasista y elitista. El modelo de triunfo electoral logrado por los herederos políticos y económicos de Milton Friedman y del General Pinochet, será utilizado como cabeza de playa para debilitar a la izquierda progresista del continente.

En estos cuatro años la derecha chilena debe demostrar su verdadera vocación democrática, pluralista e integradora. El Presidente electo tiene demasiados conflictos y limitaciones para hacer un buen gobierno, por ende dudo que pueda y quiera terminar con los grandes problemas de nuestro país, la segregación económica, la diferencia de clases, la autodefensa de los privilegios y la proliferación de una sociedad de consumo y no de derechos.

En este gobierno aumentará la delincuencia, la pobreza, la elitización de la educación, la monopolización de los medios de comunicación y la exclusión cultural, social y política.

La oposición democrática que hoy nace, debe aprender de sus errores, humanizar su forma de hacer política, desligarse de las contradicciones, volver a las raíces, promover un modelo de gestión eficiente pero muy coherente con los parámetros y principios de la izquierda. Debemos borrar del diccionario del progresismo los “no se puede”, “no debemos” y “no queremos” un país socialista y de izquierda. Nosotros tenemos una visión de mundo y debemos sentirnos orgullosa de ella.

(visto primero aquí – completo, aquí)

Anuncios

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Debilidades y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s