Rulfo en la hora de su muerte, de Óscar Hahn

Había una luna grande en medio del mundo

era vieja de muchos años y flaca

como si le hubieran estirado el cuero

ésta es mi muerte dijo

si usted viera el gentío de ánimas

que andan sueltas por la calle

estoy aquí boca arriba

pensando en aquel tiempo para borrar mi soledad

me mataron los murmullos

y se fue montado en su macho sin mirar hacia atrás

dejándonos la imagen de la perdición

él duerme

no lo despierten

no hagan ruido

duró varias horas luchando con sus pensamientos

tirándolos al agua negra del río

y se fue desmoronando

como un montón de piedras

(Versos robados, 1995)

Anuncios

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Debilidades y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s