Oración, de Juan Gelman

Habítame, penétrame.
Sea tu sangre una con mi sangre.
Tu boca entre a mi boca.
Tu corazón agrande el mío hasta estallar.
Desgárrame.
Caigas entera en mis entrañas.
Anden tus manos en mis manos.
Tus pies caminen en mis pies, tus pies.
Árdeme, árdeme.
Cólmeme tu dulzura.
Báñeme tu saliva el paladar.
Estés en mí como está la madera en el palito.
Que ya no puedo así, con esta sed
quemándome.

 

Con esta sed quemándome.
La soledad, sus cuervos, sus perros, sus pedazos.

 

(Violín y otras cuestiones, 1956)

 

Anuncios

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Debilidades y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Oración, de Juan Gelman

  1. ortographiasdeunautorretrato dijo:

    Hola, Primera Lluvia:

    Hacía mucho que no me pasaba por aquí; soy Chinches en el Espejo, que me he trasladado. Me alegro de volver a leerte, tanto en lo propio como en lo que escoges compartir con los que te leen.

    Me ha gustado este poema y también, por cierto, tus reflexiones sobre el complejo tema que no abarca la palabra “libertad”.

    Saludos!!

  2. Saludos SEÑORITA lluvia!!! :P :P :P

  3. Mucho deseo…

    Muy bueno.

    Saludos Sra lluvia! =)

  4. chrieseli dijo:

    Wow. Esa es pasión señoras y señores, ese es deseo, esa es la sal de la vida, que arroje la primera piedra aquel que diga que no le gustaría que fuera la constante de su existir.
    Los cuervos, la soledad y lo demás es porque estuvo y ya no está. No hay más vacío que esa nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s