Abandono

Pocas soledades hay más solas que tu abandono, pensaba tristemente con los hombros y con el vientre, mientras repasaba compulsivamente las láminas de entomología halladas en el patio.  Tendría que acostumbrarse, supuso.  Aunque no entendía nada y a ratos no podía con el dolor.

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Ejercicios, Personal y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.