Cautiva

Nunca sabía qué pensar cuando sus palabras empezaban a sonar a despedida.  Respiró profundo y decidió seguir esperando.  Quizás al cabo de algún tiempo terminaría yéndose en serio y entonces sería libre. 

 

Miró hacia todos lados temerosa de que la hubiera oído.  Luego recordó que no había emitido sonido alguno y se avergonzó de su torpeza.  Se aferró a la ouija y siguió:  “…el broche a Juani… la cucharita a Tete… el peine a Flora…”.

Anuncios

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Ejercicios y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Cautiva

  1. Claro, como la vieja Orin, también cautiva pero de su brutal apego a la tradición.

    Interesante comentario, muchas gracias Leonardo (aunque con él me ayudas a despedir mi fugaz y fallida incursión en el sarcasmo ;b).

  2. Leonardo dijo:

    No sé porqué me hizo pensar en “La balada de Narayama” de Fukazawa. Dejar las cosas hechas e irse nomás, tranquilita.

  3. Trolec dijo:

    Sempre tan insatisfeta vostè, primera pluja! Si no li riuen la gràcia els llama barroers. I a mi, que la percebo a través de les grogues fulles de la seva margarida em qualifica de “tort”, sent jo un home tan espigat i recte.

    No hi ha qui l’entengui, poeta…

  4. Oh – oh… Ahora me preocupa que sólo alguien tan torcido como usted perciba el humor de mi pequeña historia, señor Trolec…!

  5. trolec dijo:

    “El gos li va estar llepant el crani durant tota la nit polar. Havia obert ja un petit forat per on asomaba el cervell quan el sol va aparèixer. Des d’aleshores, no es treia el barret per a res…”

    Vet aquí una història graciosa que em van comptar ahir, primera pluja. Però no es pot comparar amb el fi humor que desprèn el seu relat. No puc deixar de riure’m, i el cas és que he d’anar a una vetlla aquesta nit.

  6. chrieseli dijo:

    “no sabía qué pensar”. me quedo con la primera frase

  7. ¿A nadie le parece gracioso? ¿en serio? :(

  8. ordennegro dijo:

    Concuerdo con Ernesto, breve y con un final bastante intenso.
    Me han contado de un fuerte calor por esas tierras…será cierto?
    Saludos S.

    OrdennegrO

  9. eariandes dijo:

    Ay los espíritus obstinados, nunca dejan de sorprendernos…
    Es muy fácil atarse a la tierra, a los seres queridos, a las pertenencias… ninguno de ellos nos los llevamos al otro lado del velo. Espero que llegado el momento yo no me aferre a ninguno de estos. ;)

  10. Misterioso relato.
    =)

  11. Ernesto dijo:

    Relato breve pero intenso y cargado de emoción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s