Ocholetrasyunespacio

 

Ocholetrasyunespacio y no sé de mí,

las nubes me desbordan y los postes giran,

el viento arrasa con mi frente

y desde mi cabeza las ideas bajan

a trenzarse a golpes con el ruido tibio

que desorientado sube desde las costillas,

entre ocholetrasyunespacio

no hay lugar para más aire,

el oxígeno se extingue,

la presión me aplasta,

los peldaños bailan bajo mis zapatos,

el motor que ruge

y la luz que acaba

y en la ruta cinco el miedo que se cruza,

abollones deja en mis cobardes latas

los pudores se retuercen

y el criterio salta,

grita para hacerse ver,

flash en los paneles, la emisora aúlla,

cuarta busca quinta pero no la encuentra,

la rutina directora olisquea el orden

pero ocholetrasyunespacio se adueñan

de mi centro, de mi día martes

y mi noche fría,

y no hay voz sensata, no hay té con limones,

ni pimientos rojos en bolsas impares

que me desenvuelvan,

que desaten nudos y desplieguen gasas

que me abracen y me cubran

y la angustia negra de las ocholetrasyunespacio

lo satura todo y aquí me abandona,

frente a la hoja en blanco

y mi voz no fluye,

letras se derraman

por la cuenca estúpida que sin querer miro,

en el aire paran como gestos incompletos,

que no dan alivio frente al susto

de saber aquéllo que no debo oír,

de leer aquéllo que no quiero ver,

de admitir aquéllo que no sé decir,

oídos sordos a los ojos que se nublan

y a la frente que se baña

en sudor ácido que escurre

y chorrea hasta mi labio,

la normalidad ficticia que me viste

mientras se desliza sin destino,

sin un plano, sin quebrar

la virtualidad de aquellas ocholetrasyunespacio

frente a las que no hay escape porque están ahí,

bajo párpados, clausuro oídos,

aprieto labios y los hombros hundo,

minimizo en mi mente la pantalla

y el estómago en la guata,

me ovillo, me agobio, me esfuerzo,

la mano apenas levantada

para detener la oleada incontenible,

sin paz, sin atmósfera entrelazo las pestañas,

con cadenas las sujeto, las aprieto

y por fin el sueño trágico,

el desplome, a su amnesia

me somete.

Anuncios

Acerca de primeralluvia

En Patagonia
Esta entrada fue publicada en Ejercicios y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Ocholetrasyunespacio

  1. ... dijo:

    Te extraño primeralluvia. Me obligas a indagar en los versos del pasado.
    No seas presa de tu empleador, y mucha suerte.

    N.

  2. GRAZNIDO dijo:

    ¡¡¡Que poesía primera lluvia, que poesía!¡!, te felicito por traducir así.

    Las ocho letras y un espacio dichas tal vez por otra persona ya no serían solo ocholetrasyun espacio serían la vida misma.

    Así es.

    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s